El Sol y el Verano.

Si hay algo que tenemos en Hermosillo es Sol, hasta el punto de ser conocida como “la ciudad del Sol”. Pero sin duda alguna, cuando más sentimos el sol es en esta época estival, donde las horas solares son mayores, y la proximidad al astro rey, hace que el calor sea en muchas ocasiones difícil de soportar.


Sin embargo, y aunque cuando el termómetro pasa de los 40 grados, es difícil de creer, tanto sol tiene sus ventajas. Esta demostrada la influencia del sol en el bienestar, ya que las horas de sol se relacionan con la producción de serotonina, hormona relacionada con la felicidad. Lo que nos lleva a encontrar que la incidencia de suicidios normalmente es menor en aquellos países que presentan más horas solares, mientras que esta se incrementa en los países con un menor número de horas solares. Casi podríamos argumentar que vivir en Hermosillo sería entonces un factor protector del riesgo de suicidio.


Además, el sol favorece la producción de vitamina D3, muy importante para el cuerpo, mejora el riego sanguíneo, y el funcionamiento de nuestro sistema nervioso en general. También ayuda a la asimilación de calcio en los huesos, refuerza el sistema inmunológico, además de que favorece la síntesis de la hormona del crecimiento, sobre todo en niños.


Hemos de enfatizar también el hecho, de que la mayor disponibilidad de horas solares permiten que nuestra actividad sea mayor, facilitando así las relaciones sociales, que tantas veces he referido como importantes, y también actividades físicas y deportivas, que permiten a la persona sentirse mejor tanto física, como anímicamente, debido sobre todo al efecto que este tiene sobre el organismo, facilitando la producción de dopamina. Aunque cabe recordar que hay que tener precaución en cuanto a la hora en que realizamos este ejercicio físico, para evitar insolaciones, deshidrataciones, y reducir el riesgo de melanomas cutáneos.



En esta época también es cuando se ha documentado un incremento en la venta de medidas anticonceptivas, sobre todo de preservativos. Muchos autores argumentan que el calor, y sobre todo las prendas que usamos para hacer más llevadera esta estación estival, son las que provocan un aumento de la libido en el ser humano. Puesto que la mayoría tendemos a elegir prendas mas livianas, pero también más llamativas, hace que tanto hombres como mujeres, nos fijemos más en el sexo opuesto. Y si a esto le unimos que la transpiración es mayor, y que esta suele ser el medio preferido de transporte de la feromonas, podríamos explicar el incremento en las relaciones íntimas que se encuentra en esta época, tomando como referencia el incremente en la venta de anticonceptivos mencionado anteriormente. Pero también podemos añadir a esta ecuación la mayor disponibilidad de horas solares, las vacaciones, que nos permiten estar más descansados y de mejor humor, y el turismo, que facilita que personas de distintos lugares se conozcan, teniendo en cuenta que la novedad también va a ser un factor importante. Toda esta combinación se hace fácilmente atractiva para la mayoría de nosotros.



Otro dato estadístico que también se incrementa con el calor, es la violencia. En este caso, no refiere al efecto directo del sol, ya que no se encuentran relación directa entre la cantidad de sol y el número de delitos, o los conflictos, incluso podríamos argumentar que tienden a ser más en durante la noche. Sin embargo, las estadísticas nos muestran que hay mayores índices de violencia en ciudades más calurosas que en otras que muestran un promedio de temperatura más bajo. E igualmente, que en estas mismas ciudades, la incidencia de la violencia es menor en temporadas con una temperatura promedio mas baja. Podríamos hacer buena aquella frase de “que nos calentamos” o “que nos hierve la sangre”, pareciera que el punto de ebullición es mas fácilmente alcanzable en esta época del año.



En conclusión, esta comprobada la influencia del Sol y los beneficios de este sobre nuestro organismo, también como el incremento de horas solares influye sobre nuestra actividad lúdica y social, mejorando con esto nuestro estado de ánimo, e incluso incrementando la frecuencia de nuestras relaciones íntimas. Sin embargo también debemos recordar, la importancia de protegernos de los rayos solares, sobre todo si vamos a estar expuestos, y no escuchen a aquellos que piensan que usar protector solar es para afeminados, cuidarse también es de hombre. Y recuerden también que ciertas actividades es recomendable restringirlas a ciertas horas del día, para evitar los efectos del calor extremos. Y la verdad, acá entre nos, a esas horas, y después de una buena comida, lo que se le antoja a uno es una buena siesta en una buena sombra, o debajo de un aire acondicionado.


Disfruten del sol, pero tomen las precauciones adecuadas. Para cualquier duda sobre protectores, le recomiendo consultar a un dermatólogo, finalmente ellos son los mas cualificados en este aspecto.



Este artículo se encuentra en conjunto con la Revista INCIDE http://consejoincide.com/2021/07/21/molinos-de-viento-15/

10 vistas0 comentarios